Cierra la puerta al desperdicio de energía, ábrela a un futuro sostenible

En nuestro día a día buscamos mantener un ambiente cómodo y agradable en los espacios interiores, especialmente en climas cambiantes como los que experimentamos en Colombia. ¿Has reflexionado sobre el impacto que tienen estas acciones en el Planeta?

El confort térmico es un concepto que varía según las preferencias y necesidades de cada persona. Se refiere a la sensación de comodidad que experimentamos en relación con la temperatura y la humedad del ambiente en el que nos encontramos.

Según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM), el confort térmico son las condiciones térmicas moderadas en un lugar, es decir, cuando no se presentan temperaturas extremas1. Para lograr este confort recurrimos al uso de aparatos eléctricos (como el aire acondicionado, ventiladores, calentadores y humidificadores) que regulan las condiciones internas del espacio.

 

El costo energético del confort

Los aires acondicionados trabajan para regular la temperatura y la humedad. Cada grado de disminución en la temperatura ambiente representa un aumento en el consumo de energía y, por ende, en los costos asociados.

Al abrir puertas y ventanas mientras el aire acondicionado está encendido, el aire que había reducido su temperatura se escapa hacia el exterior, mientras que el aire caliente entra al interior. Como resultado, el aire acondicionado debe trabajar más para volver a alcanzar la temperatura deseada, lo que implica un mayor consumo de energía. Esa cantidad de energía adicional que se gasta puede variar dependiendo de varios factores, como el tamaño y diseño del espacio, la eficiencia del sistema de aire acondicionado, el ingreso de la luz solar al espacio, la duración de las puertas abiertas, entre otros.

Por esto es indispensable recordar que siempre y especialmente durante la temporada del fenómeno de El Niño que se viene presentando en Colombia, debemos adoptar prácticas que promuevan el uso eficiente de la energía, ya que al disminuirse las lluvias y aumentar la temperatura, también se incrementa el consumo de energía eléctrica en busca del confort térmico, lo que hace necesario el aumento en la generación ante el desabastecimiento por la falta de lluvias.

Con nuestros hábitos generamos el cambio

Te invitamos a adoptar hábitos responsables que te permitan disfrutar del confort térmico contribuyendo a la mitigación de los efectos del cambio climático, incluso a usar espacios que no requieren aire acondicionado. Si sueles abrir puertas y ventanas con el aire acondicionado encendido ¡corrige esta acción! Mantener las puertas y ventanas cerradas mientras haces uso del aire acondicionado, y apagarlo cuando salgas de los espacios que habitas, te ayudará a ser más eficiente energéticamente. Conoce otras prácticas que puedes incorporar en tu día a día para prevenir y mitigar las fuertes consecuencias que desencadena el fenómeno de El Niño haciendo clic aquí

¡En ISA INTERCOLOMBIA impulsamos acciones que favorezcan la sostenibilidad!

Fuente: IDEAM1.